[ La ilusión ] Derecho a la Pereza se formó en otoño de 1984, y venía de una idea que Juanjo Saura y yo habíamos planeado en Palma de Mallorca, donde vivíamos (ver DúodeNo). Decidimos montarlo en Valencia por las posibilidades que, creíamos, tenía una ciudad como ésta, en la península, con buena tradición musical y una movida de grupos, locales, estudios de grabación y otras posibilidades que no tenía Palma. El nombre del grupo venía del título de una novela homónima del yerno de Carlos Marx, Paul Lafargue, con el que no se llevaba muy bien, y también sugería el ir directos a la vagancia y al no hacer nada como método de autorrealización y liberación. Real como la vida misma. Después de un tiempo de búsqueda, encontramos un bajista y un batería que se acoplaron perfectamente a lo que buscábamos, con lo que la formación quedó como sigue: - Juanjo Saura Ortega, guitarra y voz - Jose Luís M. Burguet, guitarra y 2ª voz - Jose Vicente Almendros, bajo - Mariano Cubel Aroca, bateria Empezamos a ensayar en casa de Mariano en Burjassot, y montamos un repertorio con la intención de hacer una presentación del grupo y comenzamos a trabajar en temas para grabar una maqueta, y a ser posible, un disco. La presentación la hicimos en la discoteca CASABLANCA (parte superior de la mítica sala Tropical), en La Malvarrosa. Juanjo tocaba con guitarra YAMAHA y ampli ROLAND, yo con guitarras ARIA y OVATION y ampli FENDER, Jose Vicente con un FENDER Jazz Bass, y Mariano con su LUDWIG habitual. Nuestra manager era Merche, la misma que la de DúodeNo, y por ella y otros contactos empezamos a tomar en serio el asunto de la maqueta, así como la promoción -entrevista en Radio Klara y algún otro medio-. Juanjo y yo empezamos a hacer arreglos y a pulir los temas, y como compartíamos piso, nos pasábamos continuamente las ideas que se nos iban ocurriendo y en poco tiempo dejamos listo el material, básicamente 3 canciones que se grabaron en dos estudios distintos. El playlist contiene un tema que no corresponde a estas grabaciones sino a una sesión en Microestudio de Ramon Gilabert, en el antiguo cauce del río -edificio Kolster-. Si no recuerdo mal, estábamos Nacho Belda y yo a las guitarras, Vicente Sáez Merino a los teclados, y Nacho Gil a la percusión. Al bajista no lo recuerdo, quizá Gabriel Piñana. El tema salió de tirón y quedó bastante original. Le llamé "Time Out" porque esa era la carátula de la cinta en la que me lo dieron para la posteridad, y lo incluyo aquí porque aunque Juanjo no toca en él (todavía estaba en Palma), era el principio del grupo (verano del 84), y porque de esa grabación salieron los contactos para los músicos que encontraríamos después, y el estudio en el que grabaríamos la primera maqueta a finales del 84, el ya citado Microestudio. Ésta estaba formada por "No nades en la Acera", letra y música de Juanjo, y "Amanece en la Exposición", letra de Juanjo y música mía. La producción fue justa y el sonido poco claro, y también se acusa una cierta dispersión en los arreglos y en la definición (demasiadas ideas a la vez en cada canción). En cualquier caso fue grabada con la ilusión con la que se graban las primeras maquetas. La siguiente maqueta tuvo otro planteamiento, tanto a nivel de grabación (Pertegás, en Xirivella), como de medios y producción. El tema elegido era "No puede ser", letra de Juanjo y música mía, fue producido por José Manuel Moles (Albatros, Vídeo) y, conceptualmente, era un producto bastante más acabado y mucho más comercial. Era el inicio de 1985. Hubiera podido pegar, pero... Juanjo es un músico que lo lleva dentro. Como compositor y guitarrista es de lo más brillante e imaginativo que conozco, y su original manera de cantar era muy novedosa entonces. Sus solos son de una perfección técnica muy alta, en los que muestra un gran dominio de la digitación (en aquella época devorábamos el método Berklee), y sus múltiples influencias musicales, desde el Jazz a la Bossa Nova y música latinoamericana, se notan también en las voces y arreglos. Jose Vicente era un tipo curioso, tanto personal como musicalmente. Le he perdido la pista pero siempre recordaré de él su FENDER Jazz Bass (tocar Pop Rock con un bajo sin trastes ya era un atrevimiento), y su increíble fraseo que junto con la original digitación y golpeo de cuerdas con los dedos de la mano derecha le daban un toque funky a los temas, que con su aportación quedaban mucho más llenos. El otro miembro de la sección rítmica, Mariano Cubel, véase su historial con un montón de bandas valencianas (Polvos de Talco Baxter, Jah Macetas) es también responsable de esa sensación de ligereza y a la vez de sonido espeso y sin fisuras que conseguimos. Batería todo terreno y clásico en su forma de tocar, aportó firmeza y seguridad, así como una inteligente y a veces brillante utilización de los breaks para dar paso a las diversas partes de la canción. Grupo disperso, original, y de vida efímera, su mejor virtud (la influencia múltiple de estilos y tendencias), fue su mayor problema, la falta de definición en un mercado que ya empezaba a mostrar signos preocupantes de linealidad y de exigencia de adaptación a estándares homogéneos (discos como churros, vaya). Menos mal que quedó intacta, al menos en sus fundadores, la ilusión con la que se creó.
Mariano Cubel J.M. Moles en los Estudios Pertegás En la 6ª planta de este edificio a orilla del Turia estaba el Microestudios
Curiosa cinta recopilatoria donde aparecen los 2 temas grabados en Microestudios
No me siento extranjero en ningún lugar
© José Luis M. Burguet ~ El Guitarrista Virtual CONTACTO CONTACTO
Si estás interesado en descargar alguno de estos temas, tan solo escríbeme un email (pedales@elguitarristavirtual.com) y con mucho gusto te facilitaré un enlace para que puedas hacerlo.