[ Hilaridad ] Bueno, aquí estamos ante un personaje irrepetible, no sólo musicalmente, sino también desde el punto de vista personal. Hilario Cortell, (Obús, Dalilas, Esgrima, Juana La Loca, Hilario Griegos, Incatalogables Y Yo), "el crooner de las galaxias", en afortunada definición de José Luis Macías, ha sido ya suficientemente valorado, analizado, y el entrañable homenaje que le rinde Manolo Rock en la página "Hilario Cortell, siempre" en Facebook, ya aporta casi toda la información necesaria para empezar a conocerlo en profundidad. Digo "casi" porque el pozo de sorpresas que era este tipo unido a su incuestionable calidad musical hace que cualquier aproximación sea necesariamente parcial y limitada. Yo ya lo conocía de antes, cuando llevaba la sala Tres Tristes Tigres en la Plaza de la Santa Cruz, y nos contrató algunas veces a Terribles y a N.E.S., pero nunca había tocado con él. El contacto vino de Jose Luis Macias (La Banda de Gaal, Glamour, Comité Cisne, Matador, Última Emoción, Satélite Pop, Room 101) para grabar las guitarras de unas canciones que Hilario estaba preparando para un disco. Era la primavera del 92, yo estaba con IndiosSinDios y el trabajo parecía interesante. No me defraudó. En realidad, fue una experiencia impactante. El estudio de grabación, en El Carmen, era el Estudio 12 de Alfonso Aguado  (Europa, convertido a Última Emoción, Inhumanos), de quién me consta su colaboración y soporte hacia el proyecto en todo momento, y allá que me llevé todo el arsenal -OVATION, TELECASTER, LES PAUL y STRATOCASTER-, ya que se trataba de extraer todos los timbres posibles al tejido guitarrero que pedían las canciones, si bien era más cuestión de detalles, matices, riffs y fraseos, porque toda la base y la orquestación a base de teclados ya estaba bien trabajada por Macías, con Paco Matallín al bajo. El método de trabajo era bastante anárquico, pero como acreditan los resultados, enormemente creativo. Grabábamos algunas pistas con las que Hilario parecía estar satisfecho. Pero como se llevaba una cinta con lo último al trabajo para oírla por la noche, Macías me decía: "Ya verás como en la inmensa soledad del garaje tiene una visión y lo cambia todo". Así era. Venía al día siguiente con ideas totalmente diferentes sobre el tema, y vuelta a empezar, sobre todo los arreglos. Pero sabía lo que hacía. El resultado era mejor que lo anterior y así las canciones iban ganando en brillantez y originalidad, que creo que es el término que mejor define su música. Si tuviera que elegir una, creo que sería "Nadine", entre otras cosas por los arreglos tipo Ennio Morricone que le hizo Macías, cuya labor de producción en los 4 temas que grabamos es impecable. La interpretación vocal de Hilario es impactante, con unos registros dramáticos que oscilan entre la visión profética y la canción francesa, muy a lo Bunbury, aunque anterior, claro, mezclado todo con textos llenos de ironía ácida, sentido del humor y una actitud sincera y de entrega que también era reflejo de su postura vital. Lo define perfectamente Manolo en su libro "Yo, M. Rock en la valencia subterránea 1980 - 2000": "Cantante. Uno de los mayores pirados que ha parido la movida naranjera. Surrealista, enfermo, cachondo, inspirado... un tripi del 60. Esgrima, Dalilas, Juana La Loca, Hilario Griegos avalan sus 80. Incatalogables y Yo su juego noventero. Es uno de mis personajes más admirado como artista. No es justo que no haya traspasado la frontera de mi corazón. Imprescindible siempre y que se joda el mundo de mierda. Oh, que perro más chungo, llamado Congo... se cagaba en la cama, el chucho chungo..." Y así, entre "Bisonte, el tabaco de los indios" y otras hierbas transcurrió esta grabación, que posteriormente y junto con otras suyas de la misma época constituyeron el LP Ayuda, firmado por la banda Los Incatalogables y Yo  (Subterráneo Records, 1998). Si tuviera que definir todo este proyecto con un término, sería el de "Hilaridad", quizá el mejor nombre para su disco y para él.
Hilario Cortell allá por el 98 Hilario en la Sala Zeppelin (1994). Falleció en julio de 2002
Hilario y el Sr. Burguet
No me siento extranjero en ningún lugar
© José Luis M. Burguet ~ El Guitarrista Virtual CONTACTO CONTACTO
Si estás interesado en descargar alguno de estos temas, tan solo escríbeme un email (pedales@elguitarristavirtual.com) y con mucho gusto te facilitaré un enlace para que puedas hacerlo.